Deseas TRADUCIR este post a tu LENGUA?

lunes, 22 de noviembre de 2010

Gaita una vez mas

Mediamos noviembre y el ambiente comienza a brindar tonos navideños por doquier, tiendas adornadas, comentarios en radio-TV y la euforia colectiva por el advenimiento de los "aguinaldos" y "utilidades", nos invitan a participar en esta racha de "bonanza" típica de estas fechas, claro está, cargada de malestares y sinsabores de un año que no disfraza su agonía para llegar inexorablemente a su fin el 31 de diciembre de cada año.

Todos envueltos en esta euforia mercantil de los aguinaldos, comenzamos a realizar planes, otros a materializarlos y otros no muy pocos, observamos a lo lejos el desgaste festivo que por tradición, vinculación familiar o simplemente por apariencias realizan sobre estas fechas.

Arbolitos, pesebres, adornos, hallacas, pan de jamón, pernil, nueces y avellanas, manzanas y uvas, terminan adornando las mesas familiares en este festín de vanidades y rozagante manera de agradecer a un año que finaliza, por supuesto, rodeando el aire de toda esta celebración, nunca estaremos completos sin la melodía de los tradicionales aguinaldos o la siempre presente Gaita Maracucha y su "amparito" que resuena como autobús sin escape por la Av. Urdaneta.

Aunque no parezca, soy un fanático de la navidad, por la alegría que desborda en sus haberes, sin embargo, me parece tonto, fuera de lugar, "cursi" y hasta ridículo, las posturas que asumimos algunos de nosotros para con estas fechas.


Compras por doquier, necesidades de remodelación exclusivas para estas fechas, regalos que buscan comprar conciencias y peor, vestir estas festividades de tonos cuasi religiosos-endiosados buscando redimir los pecados que atrozmente llevaste a cabo durante los 11 meses anteriores.


"Amparito" (y volviendo al tema) no deja de dejarme petrificado; años y años; navidades tras navidades y la melódica pieza de Maracaibo 15 no deja de escucharse en cualquier rincón de nuestro país (y fuera de él también), los venezolanos se identifican con esta pieza musical (no se por cual razón), por ser una mezcla de gaita tradicional y visión irreverente del contenido de la misma. 


Todos los años escuchamos nuevas gaitas, pero siempre quedarán y sonarán fielmente las favoritas de todos los tiempos, las cuales en el mejor de los casos debe tener algo mas de 15 años.


Y como todos los años, "morirá" este 2010 y este festín de celebraciones y gaitas dormirán por 10 meses mas, para revivir de nuevo como "Lázaro" en noviembre que viene, donde esta misma historia se repetirá y la euforia colectiva y las "gaitas" sonaran una vez mas.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Fijaciones...


Sentado en casa, no dejan de pasar por mi mente imágenes, recuerdos y realidades de las cuales todos nos enfrentamos día a día, y que denotan de una u otra manera, el sentido mismo de nuestro existir, eso es parte de la vida.

Sin embargo, todos tenemos en nuestro haber ciertas "desviaciones psiquiátricas" que nos aferran aún mas, a particulares situaciones que no podemos "quitarnos de la cabeza" y que demarcan un estilo y una forma particular de nuestras vidas mentales.

Nada mas acertado y a veces desdichado, estas fijaciones "temporales" de nuestra mente, en la que restos de realidad se entremezclan con ilusiones, fantasías, deseos y hasta pretensiones de una "vida alterna" que escapa, y a veces por mucho, de la realidad propia de cada uno.

El presente no pretende extenderse como un "tratado" de psiquiatría clínica, solo trataré de esbozar en letras, palabras, párrafos en fin, en un escrito, la forma de ver este tema por un ser humano cualquiera, en este caso yo.

Nuestra mente va mas allá de la simple comprensión del funcionamiento de los órganos nativos del pensamiento; cerebro y cerebelo son solo órganos, sin embargo, la psique individual es la que llega a formarnos como los humanos que somos, con nuestras virtudes y defectos, y es aquí donde vamos a detener nuestra atención, insisto con un carácter practico y hasta infantil, obviando por supuesto, los letrados tratados de psicología y psiquiatría, temas profundos y que deben ser abordados por especialistas.

En momentos "vuelas" con tu imaginación y "aterrizas" en un lugar, en un pensamiento o simplemente en un sentimiento al que te aferras por el simple hecho de la sensación de bienestar que puedas experimentar; pero ello no queda allí..., alguno de nosotros no quedamos prendados de ese sentir y al no querer "abandonar" la experiencia, nos quedamos "fijados" en este lugar, pensamiento o sentimiento que nos agrada, nos inquieta y muchas veces nos hace daño.



Contradictoriamente existe el hecho con el que finalizamos la linea anterior de el daño que nos podamos hacer, si claro, daño por aquel sentimiento o fijación extrema que fijamos ante cualquier hecho de esta naturaleza que nos hace llevar al límite del pensamiento por estar "fijados" a un solo pensar o sentir; la clave de todo esto no es dejar de volar y aterrizar en estos experimentos de la psique no, por el contrario, el secreto es poder deslastrarnos de ellos sin hacernos daño.



A veces nos quedamos "fijados" en pensamientos materiales, otras veces en pensamientos del sentimiento (amor, odio, deseo), otras nos quedamos varados con pensamientos existenciales (vida, muerte, dios) y finalmente y no menos frecuentes en pensamientos de la vida misma y nuestro entorno, para todos ellos es importante, poder concientizarlos y de una manera u otra poder desdibujar su esencia, tomar lo mas característicos de ellos y racionalizar sobre su significado, pero resulta imperioso para el sano juicio de todos nosotros, poder deslastrarnos de ellos mismos en el día-día de nuestros días.



Al resultar ser un subproducto de mis propias "fijaciones" queda en evidencia que estas han modelado mi propio yo, y de alguna u otra manera estas han condicionado lo que soy hoy en día, claro está, en la continua lucha de que ellas no dominen mi propio desenvolvimiento de ser humano cualquiera.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

LLuvia de Noviembre


Lluvia - La Misma Gente - 1982


Era un niño y veía caer la lluvia, que no me dejaba jugar,
no sé precisamente lo que sentía, sólo sé que ahora no es igual.

Porque ahora cuando llueve, sé que donde tu estés,
entristeces un poquito, y te tomas un café. Te abrigas y en un rato, no tienes nada... que hacer,
y tal vez entonces en mi pienses. 

La lluvia es triste y más, si ya hay tristezas y algún vacío por llenar,
la lluvia es fría y más si te das cuenta, de que en tu alma nunca va a escampar. 

Y que cuando llueve no es que llueve, es que Dios aprende a llorar, 
y cuando llueve más te quiero, y cuando llueve tu no estás. 

Lluvia son tus ojos. Lluvia es mi intranquilidad,
lluvia es esta canción si terminar. Otra canción sin terminar por tu culpa. 

Lluvia mojala un poquito, y hablale un rato de mi,
dile que yo se que en mayo, su cuerpo llueve por mi,
dile que de nada, vale amar sin compartir,
una cama, un sueño, un hijo y un jardín,
lluvia dile lo que yo, no sé decir,
lo que yo no sé decir todavía.


Porque ahora cuando llueve, se que en donde tu estés

entristeces un poquito, y te tomas otro litro de café.

Y que cuando llueve no es que llueve, es que Dios aprende a llorar, 
y cuando llueve, cuando llueve más te quiero, y cuando llueva no estarás.

Es la lluvia de la calle, lluvia sobre mi ciudad,
lluvia que tumba los cerros, lluvia que me enterrará,
es la lluvia de la gente, lluvia de mi soledad,
es la lluvia, es la lluvia que te dejo, lluvia para recordar... 

Es la lluvia de mis hijos, lluvia con esta canción

PUBLICACIONES DESTACADAS