Deseas TRADUCIR este post a tu LENGUA?

martes, 26 de agosto de 2008

Vida, sentimientos, amor...

En el transitar de nuestras vidas caminamos por senderos que, sin darnos cuenta, nos llevan de la mano a encontramos con el sentimiento de mayor trascendencia para cualquier mortal, el amor.

En este apartado, no es la idea, buscar el significado de tan particular sentimiento, sólo remontémonos a nuestras madres (como el amor de madre ninguno), padres, hermanos, abuelos, tíos, primos; primeros amores, esposa, hijos, nietos, sobrinos, amigos y pare de contar; en el sentido del "amor" que sentíamos con sólo verlos o escucharlos, al tocarlos o besarlos, es difícil de explicar, pues esto es amor, en diferentes medidas e intensidades pero amor al fin.

En mi corta experiencia sobre el tema, puedo exponer extensamente las particularidades de este sentimiento, sentido sobre cada figura descrita anteriormente, pero me parece que sería aburrido y antipoético referirme a ello pues no es la "nota" de este ensayo, lo que si puedo exponer es la necesidad de este sentimiento por parte de cualquier ser de este planeta.

Necesidad que viene como resultado del amor más grande descrito por la historia, el amor de dios por el hombre, demostrado en la entrega de su hijo a este para el perdón de sus pecados, con este particular ejemplo podemos darnos cuenta del abanico de posibilidades que abarcan desde el sentido más puro y entendíble hasta el más bizarro e inimaginable, es por ello que nadie tiene ni puede dar una definición exacta para tan complejo y atormentador sentimiento, el cual a su vez es creador de felicidad, paz, vida y por supuesto de sus contra partes antónimas.

Es por ello que día a día debemos esforzarnos en consolidar nuestras relaciones familiares, las cuales son las bases de nuestra estabilidad emocional, así como rodearnos de amigos, que compartan esta misma filosofía y que potencien, la máxima de quereos los unos a los otros.

Se que en este trayecto pedregoso llamado vida hemos soñado, deseado, vivido, experiencias cercanas al mas puro o mas bizarro amor; pero así es la vida, la cual se encarga de acercarnos o alejarnos cada día de tan maravillosa experiencia como lo es estar enamorado.

Hay una canción en los 80's que marcó pauta en este sentido y trató, de algún modo, definir el sentir "estar enamorado":


SI CONFUNDES, TU CUERPO CON TU ALMA...

ES QUE ESTAS ENAMORADO, ES QUE ESTAS ENAMORADO

SI RECUERDAS LOS VERSOS DE TU INFANCIA...
ES QUE ESTAS ENAMORADO, ES QUE ESTAS ENAMORADO

SI PERCIBES EL LLANTO MAS CALLADO...
SI PERCIBES EL ROCE DE UNAS MANOS...
ES QUE ESTAS ENAMORADO, ENAMORADO

ESTAR ENAMORADO ES,
DESCUBRIR LO BELLA QUE ES LA VIDA

ESTAR ENAMORADO ES,
CONFUNDIR LA NOCHE CON LOS DÍAS

ESTAR ENAMORADO ES,
CAMINAR CON ALAS POR EL MUNDO

ESTAR ENAMORADO ES,
VIVIR CON EL CORAZÓN DESNUDO

ESTAR ENAMORADO ES,
IGNORAR EL TIEMPO Y SU MEDIDA

ESTAR ENAMORADO ES,
CONTEMPLAR LA VIDA DESDE ARRIBA

ESTAR ENAMORADO ES,
DIVISAR LA ESTRELLA MAS PEQUEÑA

ESTAR ENAMORADO ES,
OLVIDAR LA MUERTE Y LA TRISTEZA

ESTAR ENAMORADO ES,
VER EL MAR CON ARBOLES Y ROSAS

ESTAR ENAMORADO ES,
ESCUCHAR TU VOZ EN OTRA BOCA

ESTAR ENAMORADO ES,
RESPIRAR EL AIRE MAS PROFUNDO

ESTAR ENAMORADO ES,
CONFUNDIR LO MIO CON LO TUYO

Definitivamente un buen o mejor dicho una excelente aproximación a la descripción de este sentimiento tan maravilloso, pero aún careciendo de definición, podemos extrapolar una definición, definición que cada uno de nosotros podemos dar, con el pensar de nuestra alma, si allá dentro donde cada uno de nosotros somos el mas puro de los seres.

Finalmente y orquestando cada uno de los elementos expuesto, en definitiva, el amor es un sentimiento que a la final da sentido a nuestras vidas.

Angel J. Rivas A.

sábado, 23 de agosto de 2008

Mis chicos...

Definitivamente hay decisiones tomadas sobre hechos importantes en nuestras vidas y que las mismas indiscutiblemente impactan y transforman la forma de ver, pensar, analizar e incluso criticar nuestro existir.


Desde hace algo mas de 4 años nosotros los Rivas & Díaz, decidimos embarcarnos en la GRAN TAREA de ser PADRES y como resultado dimos vida a nuestro primer hijo ANGEL SEBASTIAN; varón espectacular y perpetuador del apellido RIVAS.



El Chino-Japones, como solemos decirle, es una criatura encantadores de ojos achinados y facciones finas, cuerpo atlético y un carácter indómito, llegó a nuestras vidas y como todos primerizos, comenzamos algo enredados con el tema del día a día hasta que finalmente nos acoplamos para finalmente consolidarnos como un TRIO.



Tres años después, dimos vida a nuestro segundo hijo SANTIAGO JOSÉ; otro varoncito que perpetuará el apellido RIVAS, el cual, aunque parecido al Chino-Japones, tiene marcadas diferencias en cuanto a su físico y joven carácter.

El Ruso, sobrenombre con el que su abuela
materna se refiere a él, es un "catire" ojos almendrados, facciones finas, cuerpo fuerte y carácter jovial, llegó a nuestras vidas para asentarnos definitivamente como familia y a exigirnos un poco más como PADRES, ESPOSOS y FAMILIA.

Mis "mounstricos" como cariñosamente les llamo, son la razón de mi existir y los cuales han impactado en mi de tal manera, que incluso he retomado actividades que en otrora no surtían importancia para mi; trotar, hacer deportes, hacer mountain bike, estudiar, mejorar como PADRE, etc.; definitivamente el matrimonio nos encara a la
vida y los hijos nos ponen a prueba.

Todas estas actividades/tareas que ahora realizo no es mas que la preparación inicial de cuerpo, mente y espíritu para afrontar los retos que me aguardan y que vienen implícitos en el crecimiento y maduración como seres humanos de mis chicos.

Es mi mas firme anhelo poder compartir que "los mounstricos" actividades como manejar bicicleta, acampar, pescar, volar aviones, trotar, competir en diferentes actividades, en fin compartir como PADRE e HIJOS que al final son el fruto, en parte, de mis 23 cromosomas lo que añade un sentido de perpetuidad a la vida misma.

Las palabras AMAR, QUERER, PROTEGER, CORREGIR, EDUCAR, no son mas que "palabras" pues no se puede describir el SENTIMIENTO que un padre tiene sobre sus HIJOS, es algo tan indescriptible como la vida misma y este sentimiento no puede ser menoscabado y mucho menos reducido, pues con el pasar del tiempo, se vuelve parte de tu ser y es ese sentimiento que te alimenta para emprender nuevos retos, nuevas aventuras, nuevas ideas, en fin, transforma nuestra vida cotidiana en una verdadera aventura al mas puro estilo de Indiana Jones.

Por eso mis hijos, los amo...

Papá Josean

Un pensamiento al borde...

Adolorido físicamente y preocupado mentalmente, me doy cuenta de lo vulnerable que somos los seres humanos; el tiempo no pasa en vano y los años definitivamente marcan la diferencia en como vemos y vivimos nuestras vidas.

Decidí (no sé por qué razón) involucrarme en un reto que en otrora (hace +/- 20 años) hubiere sido algo natural para mi, claro está considerando mi condición física y de deportista de aquellos años.

Como dice una canción de la extinta banda “Sentimiento Muerto”: “El tiempo pasa y nada sigue igual”; cuan cierto es este argumento en estos momentos para mi, que si sentirme viejo, entiendo que podremos tener un alma joven y un espíritu salvaje e indómito, pero si no alimentas alma, cuerpo y mente; estamos irremediablemente frente a una larga lista de facturas que el tiempo te reserva para señalarte que la vida subyace en el templo conformado por estos tres elementos importantes para enfrentar el devenir de los tiempos y está en nosotros concientizar que debemos fortalecer a este trío para llevar a futuro una vida menos cargada de dolencias, enfermedades e incomprensiones.

Este “toche” maratón me tiene al borde, no obstante recurriré a mi alto sentido de la “terquedad” a manera de lograr lo que me he impuesto como objetivo: correr la carrera y completar esos 10 kilómetros.

Con esto quiero demostrarme que, a veces las cosas más locas e imposibles pueden ser logradas con tenacidad y un esfuerzo superior que les garantizo está dentro de nosotros.

Angel J. Rivas A.

PUBLICACIONES DESTACADAS